El proyecto LitterDrone liderado por la UVIGO y financiado por el programa Blue Labs de la Comisión Europea busca desarrollar herramientas innovadoras para el control y gestión de basuras marinas mediante el uso de drones

Según los resultados del programa de seguimiento puesto en marcha por la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, órgano de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente del Ministerio para la Transición Ecológica, en 2017 se contabilizaron 39.000 objetos encontrados en un total de 26 playas de la geografía española. De toda
esta basura, el 72% eran materiales plásticos; el 11% papel y cartón; el 8% residuos higiénicos-sanitarios; y el 6% madera y metal.

Desde la Comisión Europea se han estudiado diferentes proyectos con los que intentar poner freno al problema. Uno de estos es LitterDrone, en el que la Comisión colabora junto a la Universidad de Vigo, la Asociación Española de Basuras Marinas y la empresa Grafinta.
A través de cámaras de alta precisión instaladas en drones que sobrevuelan el litoral de nuestro país, se obtienen valiosas imágenes que son analizadas por un software desarrollado dentro del proyecto. Gracias a la colaboración de estas entidades públicas y privadas, se ha conseguido desarrollar el software y la visión artificial, identificar el
problema de la basura marina e incorporar la telemetría para obtener imágenes exactas y realizar mediciones precisas con los drones.
Para Fernando Martín, coordinador del proyecto LitterDrone, “la basura marina no solo contamina nuestras costas, sino que conlleva un potente impacto socioeconómico, causando pérdidas a las economías locales y las industrias, como la pesca comercial, el tráfico marítimo y el turismo. Con la cofinanciación de la Comisión Europea, hemos
desarrollado un proyecto que nos permite identificar y cuantificar los residuos presentes en las playas, lo que ayuda a detectar las zonas de mayor acumulación e identificar sus fuentes. Así, se facilitará enormemente la toma de decisiones por parte de las autoridades para diseñar las medidas y planes de acción más efectivos”.

“Es importante impulsar proyectos como el de LitterDrone, que permiten combatir un problema como es el de los desechos marinos y, más concretamente, los desechos plásticos”, asegura también Lucas González Ojeda, portavoz de la Comisión Europea en España.
Dentro de este compromiso con la protección de los océanos y el medioambiente, la Comisión Europea, en el marco de su Estrategia de Plásticos, ha tomado otras medidas además del apoyo a proyectos como el de LitterDrone. Por ejemplo, el pasado 24 de octubre el Parlamento Europeo aprobaba la prohibición de los plásticos de un solo uso.
¿Qué significa esto? Pues que a partir de 2021 quedará prohibido el uso de platos, cubiertos y vasos de plástico, bastoncillos… Por otra parte, los artículos de plástico para los cuales no exista alternativa tendrán que reducirse en un 25% para 2025. Y el resto de plásticos, como las botellas de bebidas, tendrán que recolectarse por separado con una tasa de reciclaje del 90% para ese mismo año.

Más información sobre el proyecto: http://litterdrone.eu/

Fuentes: Huffingtonpost/DUVI



Proyecto financiado por el Ministerio de Educación en el marco del programa Campus de Excelencia Internacional y por el Ministerio de Economía y Competitividad, dentro del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica.

X